Avances tecnológicos y científicos destacados del 2015

  1. Una patineta voladora que funciona con nitrógeno líquido:

La primera patineta voladora en salir a la venta fue la de Hendo Hoverboard, presentado el año pasado por la startup estadounidense Arx Pax, pero su precio no es nada asequible (8.000 €) y solo puede levitar sobre superficies de cobre y aluminio. La novedad de este año ha sido un nuevo modelo presentado en junio por el fabricante de coches de lujo Lexus, que funciona con nitrógeno líquido, utilizando una tecnología similar a la de los trenes de levitación magnética.

  1. En aviación: el avión más grande del mundo:

Se trata del proyecto de un millonario llamado Paul Allen y su tamaño es tan espectacular que se le conoce como “El Roc”, en honor a la famosa ave de presa de la mitología Persa, similar a un águila gigantesca. El nuevo avión, con un peso de 554 toneladas y unas alas de 117 metros de largo, funcionará como plataforma de lanzamiento voladora de cohetes espaciales de más de 200.000 kilos.

  1. Los robots llegan al mundo de la atención al cliente para quedarse:

Un ejemplo es el robot humanoide de Toshiba, Aiko Chihira, diseñada para parecerse todo lo posible a una mujer y hablar y moverse como tal. Este robot debutó en abril en el mostrador de información de los grandes almacenes de lujo Mitsukoshi en Nihonbashi, Tokio, ofreciendo asesoramiento por audio a los clientes. Su función es la de ofrecer una visita guiada de seis minutos a los clientes en la que proporciona información sobre los diferentes departamentos de los grandes almacenes y sus posibles eventos.

  1. En fabricación: la revolución de la impresión 3D:

Cuando Charles W. Hull, más conocido como Chuck Hull, fabricó la primera pieza con impresión 3D en 1983, no imaginaba ni por asomo a dónde podría llegar su invención. Unos 30 años después, los expertos afirman que la impresión en 3D impulsará la próxima revolución industrial, transformando por completo el proceso de fabricación y construcción de prácticamente todo lo que nos rodea. La técnica ha evolucionado a pasos agigantados hasta el punto de que, actualmente, podemos imprimir prácticamente cualquier cosa, desde implantes dentales a gafas, ropa, calzado e, incluso, casas. El precio de las impresoras ha bajado considerablemente y se prevé que siga bajando y los modelos actuales pueden imprimir en diversos materiales, desde plásticos, acero inoxidable o titanio, a ¡chocolate o caramelo! También se han desarrollado modelos más pequeños de impresoras para el hogar; e incluso una impresora molecular 3D con la que es posible imprimir una gran cantidad de productos naturales diferentes e incluso fármacos.

  1. En transporte: los vehículos autónomos:

En 2014, Google nos presentó su primer prototipo 100% acabado de vehículo autónomo, es decir, un vehículo capaz de conducir sin que un conductor humano lo dirija pero, en realidad, la compañía lleva años realizando pruebas en las carreteras de Nevada, concretamente desde 2011 y sus coches han recorrido ya más de 1,2 millones de kilómetros en carretera. No obstante Google no es la única compañía que está desarrollando este tipo de vehículos, otros fabricantes están desarrollando sus propios modelos.

  1. En medicina: un nuevo avance podría devolver la memoria a pacientes con Alzheimer o daño cerebral:

Un equipo de investigadores de los EE.UU. ha desarrollado un implante que, con la ayuda de un algoritmo informático, ayuda a los cerebros dañados a codificar los recuerdos. Su uso podría ser especialmente útil en personas con Alzheimer y soldados heridos que tienen dificultades para recordar el pasado reciente. La prótesis, desarrollada tras una larga colaboración de 10 años por investigadores de la Universidad del Sur de California y del Centro Médico Bautista de la Universidad de Wake Forest, en Carolina del Norte, consta de un pequeño conjunto de electrodos que se implantan en el cerebro y un algoritmo informático que imita la señalización eléctrica utilizada por el cerebro para traducir los recuerdos a corto plazo en recuerdos permanentes. Por el momento, los resultados de las pruebas realizadas en animales (ratas y monos) han sido satisfactorios y ahora se están probando en humanos. El siguiente paso será enviar la señal traducida de nuevo al cerebro del paciente con daños en el hipocampo, con la esperanza de que pase por alto el punto de conflicto y forme un recuerdo preciso a largo plazo.