Secretos para un Abdomen Plano

Tener el abdomen plano es la meta de muchos hombres y mujeres, sin embargo es una meta que requiere tiempo, dedicación y tener mucha paciencia.

Se recomienda dormir al menos 7 horas cada noche, ya que la falta de sueño conlleva al aumento de peso. Nos hace resistentes a la insulina, lo que hace que nuestro cuerpo entre en modo de almacenamiento.

También se debe bajar el nivel de estrés, el estrés no solo nos desgasta mentalmente, sino que tiene un gran efecto negativo sobre nuestros cuerpos porque podemos sufrir de enfermedades cardíacas o aumentar la presión arterial.

Es muy importante consumir alimentos llenos de proteínas y ricos en fibra. Algunos ejemplos de alimentos para quemar la grasa abdominal son el germen de trigo, las semillas de lino o linaza y las semillas de chía. Limita los carbohidratos y si los consumes, hazlo temprano, consume proteína magra para promover el desarrollo muscular y quemar grasa,  e incluye grasas insaturadas para estar satisfecho durante más tiempo.

Come una dieta bien equilibrada y realiza hasta cinco o seis comidas pequeñas durante el día para hacer que el metabolismo se mantenga activo y para minimizar los antojos.

No existen productos milagrosos; si quieres conseguir un vientre plano, debes de cambiar tus hábitos y ser constante, ya que con determinación y fuerza de voluntad, puedes lograr tu objetivo. Un punto muy importante es no hacer dietas de 10 días o de 2 semanas porque estas luego tendrán un efecto rebote que perjudicarán tu salud y entorpecerán el resultado que deseas obtener. Es mejor lento pero firme y seguro.

Bebe al menos dos litros de agua durante el día para eliminar el exceso de líquidos, y evita el consumo de alcohol que sólo aporta calorías vacías. Sigue una dieta baja en sodio.

Haz combinaciones de entrenamiento de alta intensidad, con ejercicios cardiovasculares  tres días o la semana, para maximizar la quema de grasa; alterna entre varios minutos de ejercicio cardiovascular a una intensidad fácil, y varios minutos de cardio de alta intensidad. Realiza sesiones de 30 minutos.

Sé constante en tus ejercicios, no te apures si en dos semanas no has conseguido tus objetivos;  puede que tardes más tiempo, pero si realizas ejercicio y mantienes unos hábitos saludables todos los días, conseguirás tu objetivo. Lo importante es que no desistas.